viernes, 12 de mayo de 2017

A tu manera, ya sabrás cómo.

La vida es así. Una oportunidad con la puerta cerrada.
Es el destino al que nunca llegaron las palabras que esperaban.
Lidiar entre lo que sabemos
y lo que ignoramos.
Jugar nuestras cartas, intentar ganar la partida.
Perderla. (¿a ella?)
Jugar, a veces, con venda.
En lo desconocido, el corazón agarrado.
En la sangre, el miedo.
Protegernos para no salir heridos... y herirnos desde dentro.

Y este juego, simplemente, consiste en estar mirando cuando aparezca la carta que esperabas.
En no hacer oídos sordos cuando suene nuestra canción. Salir a bailarla, como sea.
Es el juego del tiempo.

Saber, si te pierdes, con quién;
o descubrir 
que viajas solo.

1 comentario:

  1. "los que escriben, se ocultan detrás de la barrera de las letras". Alguna vez lo he oído, pero creo que está bien que piensen eso, no todos deben observar la desnudez que traslucen las palabras.

    Me gusta de principio a fin tu entrada, con todas las comas, interrogaciones y puntos suspensivos.
    Un beso.

    ResponderEliminar

¿Por qué no escribes algo? ¿Es que te ha comido la lengua el gato?